¿Comes en el trabajo? 5 trucos para que sea saludable

29/01/2019 · En España, la jornada partida sigue estando vigente en muchas empresas, pese al ascenso de otras opciones como el teletrabajo y de la puesta en marcha de horarios intensivos de trabajo. Este hecho, sumado a la nueva realidad laboral que traen consigo las nuevas generaciones, mucho más concienciadas sobre la importancia del bienestar y la salud en el trabajo, ha generado que las empresas deban asumir un cambio en los servicios y las políticas que introducen en sus organizaciones.

La ‘Estadística del Uso del Tiempo’ publicada por Eurostat a mediados de 2018, revelaba que los españoles trabajaban más horas que otros europeos, con pausas para comer más largas y un horario de salida más tardío, que limita la conciliación laboral. Un hecho que algunos expertos relacionan a cuestiones culturales o de clima pero que, sin embargo, no se reflejan en otros países más afines a España, como es el caso de Italia, donde tanto la pausa para la comida como la jornada laboral se comienza y termina –respectivamente- antes.

De hecho, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) fijaba el total de horas trabajadas al año por los españoles en 1.691. Lo que la sitúa por debajo de la media (1.765 horas), y por encima de otros países de la UE como Alemania, Holanda, Noruega, Dinamarca, Francia o Reino Unido.

Además, aunque el Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo, realizado por Barceló y Asociados y el Grupo Adecco, revelaba un aumento del teletrabajo en España (registrando en el segundo trimestre de 2018 su nivel más elevado, con 1,43 millones de personas utilizando esta modalidad laboral), su penetración en el sistema de trabajo sigue siendo lento, pese a las claras mejoras productivas y de eficiencia laboral que las empresas que lo implantan registran.

A esta combinación que define el escenario actual de trabajo en el país, se suma el creciente interés de las nuevas generaciones por el cuidado integral de su salud, así como su concienciación sobre las consecuencias que traen consigo la excesiva carga de trabajo y la hiperconectividad que rige el modelo empresarial actual, siendo el estrés el principal efecto negativo destacado y la razón que ha llevado a las empresas a impulsar e implantar diversas políticas de bienestar en el espacio de trabajo.

Sin embargo, la salud laboral preocupa desde un plano global, incluyendo así medidas de protección psicológica -vinculadas al estrés y la desmotivación- y otras dirigidas a propiciar la adquisición de hábitos saludables como la práctica deportiva (a fin de evitar el sedentarismo) o la alimentación equilibrada y sana también en el trabajo, con el objetivo de erradicar los elevados índices de obesidad que empiezan a registrar la población española.

En este sentido, Up SPAIN, empresa especializada en la gestión de beneficios sociales para empleados, ha publicado un decálogo de consejos para lograr que, aquellos que no tienen tiempo de volver a casa, puedan también llevar una dieta sana.

  1. Planificar la dieta con antelación. Una de las claves para mantener el equilibrio en las comidas, especialmente para aquellos trabajadores que recurren al ‘tupper’, es planificar el menú semanal que se va a seguir. De este modo, se recomienda hacer una selección de platos variados, donde la predominancia de verduras y frutas sean su seña de identidad.

  2. Los alimentos que elevan el rendimiento laboral. Según explican los nutricionistas, existen alimentos que ayudan a mejorar aspectos claves para los profesionales. Por ejemplo, arándanos incrementan la capacidad de concentración y favorecen la circulación de la sangre al cerebro. Otros, como el salmón y el aguacate, ricos en ácidos omega 3, ayudan a la memoria. Por tanto, es necesario que durante la planificación semanal de las comidas se identifiquen aquellos alimentos que van a ser beneficiosos para el organismo desde una perspectiva general.

  3. Establecer un marco horario para las comidas. Marcar una hora fija para comer, así como determinar una duración aproximada de la misma, ayuda a regular el organismo, permitiendo que asimile mejor los alimentos para no notar, después, una sensación de pesadez y adormilamiento. En este sentido, los expertos recomiendan dedicar al tiempo de comida un mínimo de 20 minutos.

  4. Comer fuera del espacio de trabajo. Ligado al punto anterior, también es aconsejable que el tiempo dedicado a comer se realice lejos del escritorio, facilitando así no solo la desconexión laboral, sino también el contacto social con otros compañeros de trabajo. Además, los expertos recomiendan optar mejor por las infusiones que por el café, a fin de facilitar la digestión y la vuelta a la rutina.

  5. La hidratación también es clave. Mantenerse hidratado también permite que el ritmo en el rendimiento sea estable y, por ello, los profesionales destacan la importancia de beber al menos 1.5 litros de agua al día.

Finalmente, desde Up SPAIN defienden la contribución que las empresas pueden hacer a la hora de ayudar a sus profesionales a comer de forma saludable en el trabajo, eliminando las máquinas expendedoras de alimentos altamente calóricos o sustituyéndolas por otras más saludables, que incluyan verduras frescas. Además, en el caso de aquellos trabajadores que, por su función, tienen que comer fuera de la empresa, Up SPAIN aconseja a las compañías la inversión en servicios como Up Cheque Gourmet, que facilitan este proceso a los profesionales.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Randstad
Hays
Lidl
PeopleMatters
Endesa
LG Electronics
Prosegur
Lilly
Generali
Securitas Direct
MC MUTUAL
Sacyr
Affinity
Kiabi
Santalucía Seguros
Aegon
OCU
Alten
Maxxium España
CGI
Adecco
Vodafone
Nationale-Nederlanden
Bayer
Naturgy