Teletrabajar, ¿una cuestión de conciliación para las mujeres y de productividad para los hombres?

29/01/2019 · El teletrabajo a menudo se relaciona con una ventaja competitiva para las empresas, dado que permite incrementar la productividad de su fuerza de trabajo, y una oportunidad para los profesionales de incrementar el equilibrio entre el tiempo que dedican al trabajo y la familia. Sin embargo, un reciente artículo publicado por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) advierte del riesgo de que las TIC se conviertan en “un mecanismo más de reproducción de la diferenciación tradicional entre los roles de género”.

Teletrabajar permite a las mujeres se madres y desarrollar de forma plena su carrera profesional. Así lo concluye el estudio ‘Resistance in Teleworking. Tactics and Subjectivity in Female Teleworkers’, realizado por los profesores Ana Gálvez, Francisco Tirado y José Manuel Alcaraz, que describen a este modelo de trabajo a distancia como una oportunidad para que las teletrabajadoras despliequen una serie de “microrresistencias” al modelo “patriacal” que -según aseguran- rige en la sociedad y el mercado laboral actual.

En palabras Gálvez, profesora de la UOC, “es la manera que tienen de subvertir y empezar a desmontar las dinámicas masculinas”, como tener que hacer largas jornadas en la empresa, lo que les impide el desarrollo de un modelo de maternidad “justo y sostenible”, así como una vida plena al margen de lo laboral.

El estudio -galardonado con el Best Critical Paper Award en el Annual Meeting of the Academy of Management 2018- desvela asimismo una “crítica feroz al modelo masculino imperante en las organizaciones y al papel que el patriarcado les ha atribuido como principales responsables del ámbito doméstico-familiar”, tal y como confirman además las 72 mujeres con cargas familiares que se han acogido al teletrabajo de forma libre.

No obstante, Gálvez advierte también del riesgo que trae consigo el teletrabajo, asegurando que “corremos el riesgo de que las TIC se conviertan en un mecanismo más de reproducción de la diferenciación tradicional entre los roles de género y, por lo tanto, de profundización en la brecha que separa a hombres y mujeres en la cuestión de la conciliación”.

Una idea con la que coincide Eva Rimbau, profesora de recursos humanos de la UOC, que confirma la posibilidad de que el uso de prácticas de trabajo flexibles perjudique el progreso profesional. “Esto ocurre, sobre todo, cuando los supervisores atribuyen el uso del trabajo flexible al interés del empleado o de la empleada por acomodar su vida personal y profesional. En cambio, si el supervisor piensa que el empleado usa el trabajo flexible para mejorar su productividad, entonces no hay efectos negativos sobre la carrera profesional”, expone.

“Es probable que, dadas las creencias que prevalecen en nuestra sociedad, los supervisores tiendan a pensar que las mujeres usan el teletrabajo para conciliar y que los hombres lo usan para ser más productivos, lo que generaría menos recomendaciones de los supervisores para que se aumente el salario y se mejore la posición profesional de las teletrabajadoras”, añade.

En este sentido, con el fin de evitarlo, Gálvez insiste en la importancia de continuar trabajando entre todos en un modelo laboral paritario. “Las TIC en general, y el teletrabajo en particular, obligan a hacer nuevos aprendizajes y ofrecen la oportunidad de un nuevo modelo de organización laboral. Para que se produzcan estos cambios profundos en los ámbitos social y laboral es necesaria la colaboración entre personas, colectivos, Administraciones y poderes públicos y económicos”, apunta.

“El problema de la conciliación no es una cuestión marginal o particular de las mujeres, sino un problema complejo que afecta a todo el conjunto social y a la organización de nuestra vida cotidiana”, añade. Por tanto, la experta de la UCO incide en que la respuesta a este conjunto de problemas no implica solo dimensiones tecnocráticas y de ajuste legal, sino que se relaciona directamente con el modelo de sociedad y el modelo de Estado de bienestar que se quiera construir.

“Para que el teletrabajo funcione y pueda implantarse de forma eficiente en las organizaciones, se necesita una cultura organizacional que evalúe a sus trabajadores y trabajadoras por objetivos y que deposite en ellos y ellas la máxima confianza”, concluye el informe.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Maxxium España
Vitaldent
Securitas Direct
Nationale-Nederlanden
Vodafone
Kiabi
Bricomart
MC MUTUAL
Lidl
Randstad
CGI
Affinity
PeopleMatters
Naturgy
Bayer
Prosegur
Sacyr
Aegon
Hays
OCU
Ineco
Santalucía Seguros
LG Electronics
Leroy Merlin
Alten
Generali
Endesa