Cómo abordar conflictos en el trabajo

11/02/2019 · Los conflictos entre compañeros dentro de una empresa son habituales especialmente en este momento en el que la colaboración y el trabajo en equipo se han vuelto fundamentales en la mayoría de organizaciones. Sin embargo, esta situación, lejos de suponer un grave problema comunicativo, puede llegar a convertirse en una ventaja cuando los líderes saben cómo gestionarla.

Según un artículo publicado por Korn Ferry, los desacuerdos que se dan en el lugar de trabajo, “no tienen por qué ser algo malo”. De hecho, matizan que solo se vuelven problemáticos “cuando los involucrados cambian su enfoque”, buscando ser correctos en lugar de escuchados.

Esta teoría fue avalada por los resultados de una investigación, los cuales publicó Harvard Business Review, que revelaban que aquellos líderes que veían los conflictos laborales como una oportunidad y no un problema, obtenían beneficios tangibles. Este proceso se inicia cuando el lugar de centrarse en la discusión, las partes implicadas -guiadas por sus responsables- se enfocan en resolver el desafío, teniendo en cuenta las distintas perspectivas de la situación problemática, dando así lugar a la aparición de nuevas ideas y resultados creativos, además de un mayor entendimiento mutuo.

“Esto, a su vez, cae en mejores relaciones, a medida que los trabajadores comprenden y aprecian las ideas divergentes y los procesos de pensamiento originales de sus colegas”, recalcan desde Korn Ferry, que en caso de estar a punto de iniciar un debate en el trabajo, aconsejan usar la planificación para hacer productivos esos puntos de vista conflictivos.

“Cuando anticipe una reunión o conversación que probablemente sea un desafío, piense en los puntos principales y asegúrese de poder expresarlos de manera clara y directa. En la medida de lo posible, piense en la situación en términos positivos: oportunidades para crecer, en lugar de una lista de deficiencias. Tómese el tiempo para considerar la perspectiva de la otra parte y permanezca consciente de sus propios sentimientos y reacciones”, recomiendan los expertos.

No obstante, en el artículo también se reconoce lo difícil que puede resultar a veces mantener la ‘cabeza fría’ y los efectos que un desacuerdo puede tener, a nivel emocional, en los implicados, siendo la frustración o el resentimiento los principales. En este sentido, se destaca la importancia de la inteligencia emocional, la cual se basa en la autoconciencia y la habilidad para gestionar conflictos, así como en la conciencia organizativa, la influencia y el liderazgo inspirador

“Ser capaz de manejar este conjunto de competencias a medida que navega por las complejidades y las relaciones ayudará al profesional a superar el conflicto y ganarse a sus compañeros, de manera que tenga en cuenta todos los puntos de vista”, explica el artículo.

Asimismo, concluyen que, para que el conflicto sea productivo, hay que verlo como una experiencia de aprendizaje y no como un concurso. “El liderazgo emocionalmente inteligente comienza con mantener claro el objetivo general de una organización o esfuerzo. El enfoque en los objetivos estratégicos evita que un conflicto se desplace hacia ataques personales”.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Prosegur
Randstad
Endesa
Maxxium España
Bayer
CGI
Affinity
Lidl
Lilly
Santalucía Seguros
OCU
Hays
PeopleMatters
Aegon
Vodafone
Kiabi
MC MUTUAL
Nationale-Nederlanden
Alten
Naturgy
Adecco
Generali
LG Electronics