Durante la pandemia los autónomos han crecido un 8% mientras los empleadores se desploman un 11%

08/02/2021 · La pandemia ha hecho desaparecer en nuestro país prácticamente todos los empleos creados en los dos años anteriores pues en el último año se han destruido 697.400 puestos de trabajo. De hecho, el empleo ha caído en todas las comunidades autónomas -en el caso de Cataluña un 4%- excepto en la Región de Murcia (+0,1%, por la creación de 500 empleos) y los jóvenes son los que están sufriendo con mayor fuerza las consecuencias laborales de esta crisis.

Son datos del Grupo Adecco, que presentó su VIII Monitor Anual Adecco de Ocupacióm, un detallado análisis de la evolución del empleo en Cataluña, centrado en los rasgos demográficos de los ocupados catalanes.

Así se ha distribuido la destrucción de empleo en Cataluña, según las variables socioeconómicas: sector, empleo asalariado o por cuenta propia, y tipo de contratación.

La ocupación según la situación profesional: crecen los autónomos

Si separamos los empleos en dos grandes categorías, Asalariados y No asalariados, (empleadores y autónomos), vemos que, durante la pandemia, todos los puestos de trabajo suprimidos en Cataluña corresponden a la primera. En efecto, el número de asalariados ha tenido un retroceso interanual de 147.400 (-5%), mientras que se han generado 9.400 empleos por cuenta propia (+1,9%).

Esta es una dinámica diferente a la del conjunto de España, donde ha caído tanto el número de empleos por cuenta propia como el de asalariados (-4,1% los asalariados y -0,5% los empleados por cuenta propia).

Dentro de los no asalariados catalanes hay diferencias notables: mientras ha bajado el número de empleadores (caída interanual de 17.000 personas; -11,3%) y el de Otros (donde se incluyen principalmente miembros de cooperativas y personas que ayudan en el negocio familiar sin remuneración; perdió 2.200 plazas, -15,3%), se ha incrementado la cantidad de autónomos (aumento de 28.600 personas, con una subida interanual de un 8,3%), que puede explicarse por los microempresarios que han despedido a todo su personal (por lo que dejan de ser empleadores) y por personas que, al perder su empleo, intentan iniciar una actividad independiente.

En la media española ha ocurrido algo muy similar: el grupo de empleadores ha caído (-7,7%), el de autónomos ha crecido (+3,4%) y el número de ocupados por cuenta propia de la categoría Otros también ha bajado (-7,8%).

Entre los asalariados catalanes, la práctica totalidad de la pérdida de puestos de trabajo ha ocurrido en el sector privado, donde ha habido 139.500 despidos netos (-5,6% interanual). En cambio, en el sector público el número de asalariados ha disminuido en 7.900 personas (-1,7%).

La pérdida de empleo asalariado privado es ligeramente más suave que la media nacional (-5,8%); pero el descenso en el empleo público contrasta con el incremento registrado en el conjunto de España (+3,4%).

Junto con Cataluña, otras ocho comunidades exhiben un aumento en el número de no asalariados simultáneo a una contracción del colectivo de personas trabajando en relación de dependencia: Andalucía, Baleares, Canarias, Cantabria, ambas Castillas, la Comunidad de Madrid y Navarra. Seis comunidades muestran una caída simultánea en el número de asalariados y de no asalariados: Aragón, Extremadura, Galicia, la Comunidad Valenciana, el País Vasco y La Rioja.

Por su parte, Asturias y la Región de Murcia se distinguen por ser las únicas autonomías donde se ha reducido el número de no asalariados mientras ha crecido el de personas trabajando en relación de dependencia.

El empleo público ha crecido en doce autonomías. En cambio, la evolución del colectivo de asalariados del sector privado ha evolucionado de manera uniforme: en todas las autonomías se ha reducido.

Desde el punto de vista de la situación profesional, tenemos que los 3,32 millones de ocupados catalanes se corresponden con 2,8 millones de asalariados y 516.500 no asalariados. A su vez, los trabajadores por cuenta ajena se dividen en 2,36 millones de asalariados en el sector privado y 457.300 en el sector público. Por su parte, los no asalariados pueden desagregarse en 371.500 autónomos, 132.800 empleadores y 12.200 personas en otras situaciones.

El peso del empleo asalariado dentro de la ocupación total catalana es ahora de un 84,5%, algo superior al 84% que es el promedio de todo el país.

En comparación con los datos de 2008, el peso de los asalariados ha aumentado 0,9 p.p. Sin embargo, eso esconde el aumento de la participación del empleo público y la caída del privado.

En efecto, el espacio ocupado por el empleo público ha crecido 2,8 puntos porcentuales desde 2008, hasta llegar al actual 13,5%. Pese al aumento, Cataluña es la autonomía con menor peso del empleo público y permanece sensiblemente por debajo de la media nacional (17,4%).

Al mismo tiempo, el empleo asalariado privado ha perdido 1,8 p.p. en su participación, quedando ahora en un 71%. Pese a ese descenso, Cataluña es la segunda comunidad donde más peso tienen los puestos asalariados privados.

De hecho, solo hay dos comunidades en las que el empleo asalariado privado supone más del 70% de la ocupación total: la Comunidad de Madrid (71,2%) y Cataluña (71%). Eso se compara con una media nacional de un 66,6%. Extremadura es la única región en la que el peso del empleo asalariado privado es inferior al 60%, con un 53,3%.

El segmento de no asalariados supone un 15,5% del empleo total catalán, por debajo de la media nacional (16%) y 0,9 p.p. menos que en 2008. Sin embargo, desde entonces los autónomos han incrementado su peso en el empleo total en 1,5 p.p., hasta el 11,2%. El opuesto es el caso de los empleadores, cuya participación ha disminuido en 2 p.p. desde 2008, quedando ahora en un 4%.

Empleo asalariado fijo y temporal: Cataluña destruye empleo temporal

Un buen ángulo desde el que se puede analizar la evolución del empleo asalariado es según sea la duración de su contrato: indefinida o temporal.

Prácticamente 9 de cada 10 empleos asalariados suprimidos en los últimos doce meses en Cataluña son de carácter temporal. En efecto, la pérdida de 147.400 asalariados se desagrega en el despido de 21.600 personas con un contrato indefinido (-0,9%) y de otras 125.800 con un vínculo temporal (-18,7%, la tercera caída más profunda entre todas las autonomías).

Lo mismo ha ocurrido en el conjunto nacional: en España, la reducción del colectivo de asalariados indefinidos es de solo un 0,8%, al tiempo que el de temporales se ha desplomado un 13%.

Cataluña es una de las siete comunidades en las que se repite lo registrado en el total nacional, es decir, una contracción en ambos grupos de asalariados. Las otras son Aragón, Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana y la Comunidad de Madrid.

En otras siete regiones se registra un alza de la contratación indefinida simultánea a una reducción de la temporal. Ellas son Andalucía, Asturias, Castilla y León, Galicia, la Región de Murcia, el País Vasco y La Rioja. Las restantes tres comunidades (Cantabria, Extremadura y Navarra) son las únicas donde se ha contraído el empleo fijo al tiempo que se ha expandido el temporal.

Los 2,8 millones de asalariados que hay en Cataluña en la actualidad se pueden descomponer en 2,26 millones de asalariados con contratos indefinidos y 546.700 con contratación temporal. Es decir que un 19,5% de los asalariados catalanes es temporal (tasa de temporalidad), una proporción que resulta 3,3 puntos porcentuales más baja que hace un año y que, es al mismo tiempo, la segunda tasa de temporalidad más baja del conjunto de autonomías.

Por debajo solo se encuentra la Comunidad de Madrid (18,8%). La tasa de temporalidad española es de un 24,2%. Esto demuestra que reducir la tasa de temporalidad no puede ser un objetivo por sí mismo: su reducción, en un contexto de pérdida de empleo, deja a los trabajadores en peor situación.

En resumen, la tasa de temporalidad catalana es ahora 2,2 puntos porcentuales inferior a la de 2008, cuando era del 21,7%.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

OCU
Endesa
Aegon
Leroy Merlin
Affinity
CGI
Lidl
Bayer
Vodafone
Bricomart
Vitaldent
PeopleMatters
Santalucía Seguros
LG Electronics
Generali
Maxxium España
Securitas Direct
Ineco
Kiabi
Randstad
Hays
MC MUTUAL
Sacyr
Naturgy
Prosegur
Nationale-Nederlanden