Reajustando las expectativas de los empleados en tiempos del coronavirus

Geoffroy De Lestrange,
Product Marketing & Communication Director EMEA
Cornerstone OnDemand

25/03/2020 · El gobierno de España está tomando medidas drásticas contra el coronavirus para frenar la expansión del contagio. Estas medidas pasan por cerrar escuelas y universidades, prohibir los eventos deportivos con público o recomendar a la población que no salgan de sus casas, entre otras. Ya hemos visto a grandes organizaciones como Telefónica, Vodafone o Bankia mandar a sus empleados a trabajar desde sus casas, además de cancelar o posponer grandes eventos.

Si bien hay una multitud de métodos para mantener la continuidad del negocio - videollamadas, reuniones virtuales, etc. - estas tácticas para retrasar el coronavirus también podrían retrasar el éxito del negocio. A esto debemos sumar el hecho de que muchas empresas cuentan con padres que necesitan cuidar de sus hijos ahora que muchas escuelas han cerrado durante unas semanas, obligando a aislarse en sus casas.

Un punto de vista considerado

Ya ha habido un impacto significativo en las empresas y las organizaciones deben adoptar una visión considerada sobre lo que su fuerza de trabajo puede lograr en estas condiciones excepcionales. Esto significa revisar los objetivos - a nivel individual y de equipo - y los medios para lograr estos objetivos. ¿Siguen siendo realistas?

Las organizaciones también deben comprender la situación con sus socios comerciales - por ejemplo, ¿podría su socio de diseño web retrasar el lanzamiento de su nuevo sitio web? ¿O podría su equipo de recursos humanos tener problemas para cumplir sus funciones porque los candidatos están indecisos? Cada departamento se enfrentará a sus propios retos. Es importante entenderlos, averiguar cómo abordarlos y ajustarse en consecuencia.

Demasiada presión puede resultar contraproducente

Estas son circunstancias extraordinarias y pensar que puedes mantener el mismo nivel de productividad puede resultar contraproducente. Si los empleados sienten la presión de mantener los altos estándares habituales, pero sin el nivel habitual de apoyo, pueden tomar malas decisiones, como ir al lugar de trabajo sintiéndose mal e infectando a los demás. Debemos animar a los empleados y a los gerentes a pensar con sensatez y a ser rápidos para señalar los posibles obstáculos que se presenten.

Liderar con el ejemplo

El equipo de dirección y gestión debe ser el que dirija el ajuste de las expectativas. Esto luego se filtrará a la fuerza de trabajo. Es importante guiar a los gerentes para que tengan las conversaciones correctas con sus equipos, y asegurarse de que todas las preguntas se aborden y respondan de manera oportuna. Además, una situación puede cambiar rápidamente - puede pasar de un equipo de diez a cinco personas-, lo que significa que debe reajustarse.

Comunicar estos ajustes a las partes interesadas

Al igual que los socios de negocios tendrán un impacto directo en tu empresa, tú impactarás a los demás y deberás comunicar los cambios en tus compromisos. Los clientes, proveedores y otras partes involucradas deben entender cuándo es probable que las cosas cambien para que ellos también puedan ajustarse.

Las expectativas deben permanecer fluidas hasta que haya estabilidad en el horizonte. Cuando se está decidido a mantener la continuidad del negocio, hacer estos ajustes no será fácil, pero son necesarios. Debemos ser realistas y mantener una buena comprensión de las realidades de la situación como empresa. Cada organización está experimentando interrupciones en alguna capacidad y es importante recordar que todos están abordando los cambios que se nos presentan.

ENVIAR ENTREVISTA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Bricomart
Bayer
Nationale-Nederlanden
Prosegur
LG Electronics
Alten
Kiabi
PeopleMatters
Endesa
Aegon
Affinity
OCU
Sacyr
Hays
Maxxium España
Vitaldent
Naturgy
Leroy Merlin
Securitas Direct
Vodafone
CGI
Santalucía Seguros
MC MUTUAL
Generali
Randstad
Lidl