Para el 2027 en Estados Unidos habrá más trabajadores freelance que contratados

01/02/2018 · El sueño español, hace un tiempo, era acceder a un puesto fijo. El proceso era sencillo, tras varios años de formación y, quizás, a través de un contrato inicial de prácticas, el becario accedía a un primer empleo con la esperanza de que, pasados unos años, la compañía le propusiera quedarse en ella. La llegada de la crisis económica estalló esa burbuja de ‘comodidad’ y desató, entre otras cosas, el auge del trabajo por cuenta propia que aún llega hasta nuestros días.

La asociación Freelancing in America apuntaba, hace unos días, que para el 2027 en Estados Unidos habrá más trabajadores freelance que contratados. Una fórmula por la que también parecen estar apostando los profesionales españoles dado que el 18% (casi 2 de cada 10) los son, según las últimas cifras del Ministerio de Empleo.

Sin embargo, esta fórmula aún se resiste en ser la ‘preferida’ para muchos jóvenes si atendemos a los datos que daba a conocer el estudio realizado a principios de 2017 por Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, creado por la FAD, con el apoyo del Banco Santander y Telefónica.

Según el estudio, el 73,6% -de los 2.013 jóvenes españoles encuestados de entre 16 y 29 años- prefería el empleo por cuenta ajena, frente a la posibilidad de emprender y tener su propio negocio. Por el contrario, sólo un 11,5% prefiere trabajar por cuenta propia y un 10,4% también tiene esta preferencia, pero no se cierra a la posibilidad de trabajar por cuenta ajena como plan alternativo.

Los motivos que explicarían la resistencia de los jóvenes a desempeñar su actividad bajo esta modalidad de trabajo serían algunas de las desventajas que sufre este colectivo: como los salarios precarios en el caso los empleos en el entorno digital, el tener que hacer frente a vacaciones no remuneradas, tener más de un jefe, la asunción de los pagos a la Seguridad Social o la incertidumbre de cuándo surgirá un nuevo proyecto.

Por este motivo, desde IMF Business School han querido mostrar algunos de los beneficios que esta nueva forma de trabajar trae a los trabajadores españoles, empezando por la libertad de innovar o decidir en qué proyectos se implican.

Según los expertos, los freelancers o ‘colaboradores’ de las empresas tienen su lugar en el ecosistema de trabajo porque las empresas necesitan acceder a una “fuente de talento más fluida”, minimizando así los riesgos de una mala contratación. Además, buscan “incorporar habilidades específicas que su plantilla no puede cubrir” y el trabajo por proyectos les permite nutrir a su talento interno con competencias externas de forma más rápida y, al mismo tiempo, “promueve la colaboración abierta y la innovación”.

Por otro lado, la movilidad de estos trabajadores se agiliza gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías, que les han permitido trabajar desde cualquier parte del mundo. “Esto ayuda a los freelancers a compaginar su trabajo con su localización, además de ofrecerles la posibilidad de trabajar por temporadas en diferentes países”, explican.

En tercer lugar, el trabajo por proyectos permite una flexibilidad absoluta para el profesional, que es el que gestiona su tiempo de trabajo y ocio. “Algunos freelancers se organizan para cumplir con los objetivos marcados por el proyecto y la fecha de finalización y se dejan libres algunos meses al año. Gracias a ello, los horarios encorsetados desaparecen”, señalan desde IMF Business School que, no obstante, advierten: “Es importante que sepan poner límites para que el trabajo no acabe ocupando todo su tiempo”.

Esta flexibilidad es la que permite incrementar las posibilidades de conciliar vida laboral y personal. “Elegir el lugar de trabajo y los horarios facilita que puedan compaginar su vida profesional con la personal de una forma óptima”, apuntan.

Por otro lado, el hecho de que cada proyecto sea diferente a otros genera en los freelancers una motivación extra que los trabajadores convencionales no suelen disfrutar, a no ser que lo incentive la propia empresa. Al mismo tiempo, esta condición, “ofrece la posibilidad de trabajar con diferentes empresas a la vez e, incluso, combinar el trabajo por cuenta ajena con un proyecto emprendedor, lo que permite al freelancer no sólo desarrollarse profesionalmente sino repartir sus fuentes de ingresos”, indican los expertos de la escuela de negocios.

Finalmente, y desde del 1 de enero, con la nueva Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, los trabajadores por cuenta propia pueden deducir sus gastos de agua, gas, electricidad, internet y teléfono al 30% de la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, ya sea en propiedad o alquilada.

Para Carlos Martínez, presidente de IMF Business School, “la crisis económica, junto con la transformación digital, ha dibujado un nuevo panorama laboral en el que ser freelancer se está convirtiendo en una opción cada día más atractiva. Muchos estudiantes de los que acceden a nuestros másteres afirman estar trabajando por proyecto para varias empresas a la vez y siguen formándose en diferentes áreas ya sea porque les atrae o para especializarse”.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

MC MUTUAL
OCU
Lilly
LG Electronics
Leroy Merlin
Naturgy
Maxxium España
Hays
Vodafone
CGI
Nationale-Nederlanden
Affinity
Bayer
Lidl
Randstad
Aegon
PeopleMatters
Kiabi
Alten
Securitas Direct
Santalucía Seguros
Adecco
Generali
Prosegur
Sacyr
Endesa