En las profesiones STEM hay dos brechas: la digital y la de género

23/03/2018 · Dos son los retos que las empresas e instituciones van a tener que enfrentar para garantizar la transformación digital de los negocios y el futuro del empleo: la diferencia entre las competencias que adquiere el talento en su etapa formativa -sea académica o profesional- y las necesidades digitales que manifiestan tener las organizaciones, y la escasez de talento, concretamente femenino, en las carreras científico-técnicas.

Las mujeres representan aproximadamente la mitad de la población mundial. Prescindir de su talento no es algo que las empresas puedan permitirse, especialmente ahora que muchas de ellas han declarado tener un claro déficit de talento o, al menos, según revelaba en un reciente estudio Randstad Research, el centro de estudios y análisis del grupo Randstad en España, una más que patente dificultad para encontrar a esos candidatos que requieren para determinadas posiciones.

En esta línea, según el informe de Randstad Research, “Déficit de talento y desajuste de competencias”, más de la mitad (concretamente el 55%) de las empresas consultadas manifestaban tener éste problema a la hora de reclutar. Algo que queda reflejado, sobre todo, a la hora de hacerse con nuevo talento con formación STEM (Science, Technology, Engineering & Mathematics), que, a pesar de su alta demanda, en España, “existe un déficit de profesionales con estas habilidades, ya que la oferta de determinados perfiles en el mercado laboral es insuficiente para cubrir las necesidades de las empresas”, dicta el informe.

Si a este contexto le sumamos un elemento más como lo es la falta de mujeres especializadas en éstas áreas, el problema se agranda. Como ejemplo de su representatividad, pese a los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que fija en 10,5 millones el número de mujeres que trabajan, según el Instituto de la Mujer, las trabajadoras del sector STEM apenas suponen el 28,08% de los empleados. Una situación que ya se observa desde la etapa formativa, puesto que, según datos del Ministerio de Educación español, solo el 25% de los estudiantes matriculados en carreras universitarias técnicas son mujeres.

Todo ello lleva a pensar que el encaje de la oferta y demanda es complicado. Cristina Aranda, fundadora de MTech  y directora de Marketing en Intelygenz, así lo ha expuesto durante su participación en la mesa redonda ‘Mujeres y profesiones técnicas: ¿dónde están los límites?’, organizada por IMF Business School, donde además ha indicado: “Hay dos brechas, la digital y la de género. Las competencias digitales no son tener un smartphone, y apenas hay un 20% de mujeres en puestos de tecnología. Hay que hackear los estereotipos”.

Igual de preocupada se ha mostrado María Teresa Gómez, directora general de AMETIC, quien ha extrapolado dicha preocupación a las empresas que, según afirma, no saben cómo cubrir los puestos de trabajo que requiere la transformación digital. “Y ese talento es un cuello de botella”, ha aclarado. “Lo que me llama la atención es por qué en el sector tecnológico la participación de la mujer está estancada desde hace más de 25 años”, ha destacado la directora general que alerta: “Si para 2020 no conseguimos más de 500.000 empleos, la transformación digital está en riesgo”.

La escasez de mujeres en las profesiones STEM afecta a algo más que la competitividad empresarial y se vincula a una desigualdad que se nutre de un círculo vicioso que impide un reparto equitativo de las oportunidades de empleo. Según se ha expuesto en el debate moderado por la directora general de IMF Business School, Belén Arcones, como no hay casi mujeres en estas áreas -sumado a las propias dificultades que éstas tienen a la hora de ascender profesionalmente, en general, y a las desigualdades retributivas- también escasean los referentes femeninos, aquellos en los que fijarse para inspirarse para iniciar una carrera científico-técnica.

Algunas de esas pocas mujeres que sí lo son han sido nombradas en la jornada de la escuela de negocios por Marta Pérez, Presidenta de Inspiring Girls y directora general de FECE, como Ángela Ruiz, creadora del primer prototipo de “libro electrónico” y Gabriela Morreale de Castro, creadora de la prueba del talón que se efectúa hoy en todos los hospitales del mundo civilizado cuando nace un niño.

Pero no es el único motivo que impulsa esta realidad, los estereotipos -como que las niñas se vean menos capacitadas por su propio entorno o la falta corresponsabilidad- son un problema sociocultural que revierte en una mayor “invisibilidad”, tal y como ha indicado en la jornada Inés Sanz, gerente de Ingeniería de Clientes de Hispasat. Una situación que, según Sonia Bautista, miembro del colectivo Máster Technical Leaders de Acciona, debe revertirse desde la infancia y a través de la educación familiar.

En este sentido, para Aranda, “uno de los retos es crear tecnólogas apoyadas por lemas como ‘Él también cuida, ella también crea’. A las STEM les añadiría Arts”, ha matizado. Asimismo, junto a ella, Marta Pérez y Sonia Bautista se han mostrado a favor de que las empresas equiparen la duración de las bajas de paternidad y maternidad. De hecho, en Hispasat, están explorando opciones como la selección con currículos anónimos en la primera fase, algo que ya hace Telefónica.

Las ponentes concluían la jornada señalando la necesidad de políticas públicas que sirvan al sector privado para fomentar la conciliación y el cambio de las larguísimas jornadas laborales que vivimos en España.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Affinity
Bricomart
Maxxium España
Securitas Direct
Generali
Lidl
PeopleMatters
MC MUTUAL
Vodafone
Randstad
Endesa
Hays
Vitaldent
Alten
CGI
Nationale-Nederlanden
Kiabi
Naturgy
Leroy Merlin
LG Electronics
Prosegur
Aegon
OCU
Bayer
Sacyr
Santalucía Seguros