El 84% de los directivos cree que la tecnología tendrá un impacto positivo en sus plantillas

25/05/2018 · Accenture ha publicado un estudio, ‘Harnessing Revolution: Creating the future workforce’, en el que se afirma que el concepto del trabajo está siendo redefinido a medida que las diversas generaciones “entran y salen” del mercado laboral, en medio de un panorama tecnológico que cambia rápidamente. Además, indica que “los líderes receptivos y responsables deben actuar para aprovechar el poder de la ‘Cuarta Revolución Industrial’ y obtener ventajas a largo plazo”, siendo conscientes de que el nuevo imperativo de liderazgo es ayudar a desarrollar y empoderar la fuerza de trabajo futura y poniendo a las personas “en el centro del cambio”.

La economía mundial debería haber logrado un impulso gracias a la tecnología digital, sin embargo, según Accenture, “el crecimiento de la productividad laboral se redujo significativamente” hasta 2014. La inmediatez es el desafío actual de la fuerza de trabajo, algo que por el momento tampoco se observa que se esté logrando, según el estudio. No obstante, esta situación es reversible y está en manos de los líderes cambiarla y aprovechar las ventajas que la transformación digital lleva consigo.

En éste sentido, Michael Lefenfeld, Presidente y Director ejecutivo en SiGNa Chemistry, destaca que “la digitalización no trata de eliminar personas, sino de hacer las operaciones más seguras y eficientes, por lo que creará nuevos empleos, pero cambiará el tipo de trabajos”. “Necesitamos digitalizar lo humano”, afirma.

Por otro lado, Accenture incide en la idea de que los problemas de productividad y rendimiento laboral no es un problema exclusivo de recursos humanos, y que “creación de la fuerza de trabajo futura es, ahora, responsabilidad de los niveles más altos de una organización debido a la complejidad, la urgencia del desafío y la oportunidad”.

Los resultados de la investigación –que incluye un índice de valores para los trabajadores, creado por Accenture y Gallup, y una encuesta a más de 10.000 trabajadores en 10 países que explora el impacto de los avances tecnológicos en el trabajo de hoy y en el futuro- destacan tres líneas de actuación a seguir por los líderes: Acelerar el desarrollo profesional, rediseñar el trabajo para desbloquear el potencial humano y fortalecer el talento.

Para ello, cuentan con la ventaja de que la fuerza laboral actual está “está altamente comprometida con lo digital”, lo que ayudará a remodelar las organizaciones, “para permitir que los trabajadores prosperen en un futuro potenciado por las nuevas tecnologías, de una manera que impulse el valor real del negocio: la productividad del trabajo, la adquisición y retención del talento, así como la innovación y la creatividad”.

Por contra, el tiempo que disponen para llevar a cabo el cambio se acorta. De hecho, el 64% de los encuestados reconoce que el ritmo del cambio se está acelerando gracias a los avances tecnológicos, aunque un 92% espera que la próxima generación funcione de manera muy diferente debido a estos cambios. Y en lugar de resentirse por la tecnología, el 84% dice estar entusiasmado con los cambios que traerá y el 87% es francamente optimista, pues considera que mejorará su experiencia laboral en los próximos cinco años.

“Las personas deben ser una prioridad para los CEO o se arriesgarán a dejar atrás a decenas de trabajadores, socavando su fuerza competitiva”, incide el informe que, asimismo, devela que el 40% de los empleadores informan sobre una “falta de talento”. Una brecha que además está advocada a ampliarse dado que, “para 2020, más de un tercio de las competencias deseadas en la mayoría de los puestos de trabajo, estarán compuestos por habilidades que aún no se consideran cruciales en la actualidad”.

En éste sentido, los trabajadores son conscientes de las habilidades que necesitan desarrollar para seguir siendo relevantes, y así lo afirma el 58% de los consultados. Además, el 85% dijo que invertiría su tiempo libre en aprender nuevas habilidades y el 69% citó la "capacitación en el trabajo" como la mejor forma de aprender. Esta predisposición es vital puesto que, según el informe, “se perderán menos empleos por la automatización si las personas pueden reasignar sus habilidades a tareas que requieren más habilidades humanas". Por ejemplo, el Reino Unido podría reducir la proporción de puestos de trabajo en riesgo de ser totalmente automatizados a menos del 6% para el año 2035, si se reasignan las habilidades, mientras que Alemania podría hacerlo al 10% y los Estados Unidos al 4%.

Además, la investigación de Accenture muestra que sólo la inteligencia artificial tiene el potencial de duplicar las tasas anuales de crecimiento económico y aumentar la productividad laboral hasta en un 40% para 2035, en los 12 países desarrollados examinados. Las estimaciones para Europa muestran que aumentar 1% los días de capacitación, conduce a una mejora del 3% en la productividad, y que el crecimiento de la productividad general atribuible a la capacitación es de alrededor del 16%.

Por otro lado, el informe ahonda en la importancia atraer y retener el talento, especialmente dirigido a los Millennials, que ya son el grupo más grande (34%) en la fuerza de trabajo de EE. UU. Con esta ola de talento en ascenso surge un nuevo sistema de valores y una nueva forma de medir los resultados. A diferencia de la generación de sus padres, los jóvenes quieren mayor flexibilidad y autonomía, buscan oportunidades de aprendizaje y cambiará de empleador para obtenerlas. ¿Cuánto tiempo se quedarán con una compañía? Más de la mitad de todos los empleados consultados afirman que esperan permanecer con su empleador actual durante cinco años o menos. Una cifra que aumenta al 63% para los Millennials.

Su actitud hacia la remuneración también ha evolucionado y, aunque es un valor que aún se tiene muy en cuenta, el índice de valores de los trabajadores de Accenture revela que los factores emocionales como el compromiso, la calidad de vida y el estado son igual o más importantes para los trabajadores que los ingresos y los beneficios.

Lo que sí coinciden todos los empleados actuales -una tendencia también reconocida por la alta gerencia (79%)- es que la fuerza laboral futura estará estructurada más por proyectos y objetivos, completados en equipos de colaboración. La encuesta muestra que un 67% de los trabajadores quieren buscar trabajo por cuenta propia u oportunidades independientes en el futuro. Los ejecutivos ven venir este cambio y anticipan que el 44% de su fuerza de trabajo incluirá autónomos o puestos temporales para 2018. De hecho, el estatus de empleo permanente ya no es la regla y, según el estudio, poco más de la cuarta parte de los trabajadores están empleados con un contrato de permanencia.

De ahí la importancia de crear un modelo de fuerza de trabajo más flexible, de adoptar un diseño colaborativo, de permitir el cambio a través de ecosistemas y plataformas digitales y de aprovechar a los empleados más experimentados –generación Baby Boom- para obtener un impulso en el conocimiento. Además, el informe invita a buscar talento más allá de las fronteras nacionales, promoviendo programas transfronterizos y manteniendo un contacto directo con las instituciones educativas para alinear la demanda del mercado con la formación en determinadas habilidades, especialmente en las carreras STEM.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

OCU
CGI
Nationale-Nederlanden
Vitaldent
Securitas Direct
PeopleMatters
Santalucía Seguros
Affinity
Bayer
Generali
Naturgy
Randstad
LG Electronics
Vodafone
Kiabi
Ineco
Sacyr
Endesa
Aegon
MC MUTUAL
Leroy Merlin
Prosegur
Hays
Lidl
Bricomart
Maxxium España