4 consejos para mantener la productividad laboral este verano

10/07/2018 · Con la llegada de las vacaciones, muchas empresas ven sus plantillas de trabajo sustancialmente reducidas. Es por ello que con el fin de garantizar la productividad y la motivación laboral es imprescindible trazar un plan estratégico que permita, por un lado, desconectar del trabajo para no padecer el síndrome de burnout y, por otro, que la transición de las vacaciones a la vuelta a la oficina no genere un gran impacto en la eficiencia profesional.

Muchas organizaciones se encuentran estos días replanificando el trabajo con motivo de la llegada de las vacaciones de verano. A pesar de que para algunas industrias ésta campaña supone una oportunidad para incrementar los beneficios y, por tanto, se hace necesaria la contratación de talento, para otras puede conllevar una sobrecarga de trabajo con la que se debe lidiar, para tratar de limitar los efectos que ésta puede tener sobre la productividad de la empresa.

Los responsables de recursos humanos deben hacer frente al proceso con dos objetivos claros: conservar la motivación de quienes aún no se han ido de vacaciones y asegurarse de que aquellos que sí se marchan, tengan claros los deberes y responsabilidades a su vuelta. Para lograrlo, desde Up SPAIN, empresa especializada en la gestión de beneficios sociales para empleados, han revelado cuatro consejos útiles que, además, podrían marcar la diferencia en términos de liderazgo y eficiencia.

  • Redistribución de responsabilidades y proyectos

Según Up SPAIN, uno de los problemas más comunes que se producen cuando uno o varios trabajadores se marchan de vacaciones es no saber a quién le corresponde asumir las responsabilidades y tareas que quedan ‘libres’. De este modo, determinar quién será el encargado de seguir con un proyecto, de atender a los clientes o de tomar las decisiones importantes, según el caso, es vital para no alargar los plazos y evitar las confusiones.

Pero no sólo hay que tener en cuenta quién asumirá el liderazgo de una determinada tarea. También es clave fijar a quién se debe consultar en caso de duda, cuál es el procedimiento a seguir pero, sobre todo, hay que tratar de equilibrar el número de responsabilidades que asumen quienes se quedan en la oficina.

El estrés es el peor ‘enemigo’ de la productividad y, de hecho, algunos estudios lo definen como uno de los principales factores que invitan a la fuga de talento. Por ello, hay que evaluar quién es la persona más indicada para cada tarea que queda vacante y, al mismo tiempo, controlar que no se asume un exceso de trabajo que impida el correcto desarrollo de las funciones para las que, originariamente, fue contratado.

No obstante, en caso de no poder distribuir de forma ecuánime el trabajo, los expertos de Up SPAIN recomiendan incentivar al empleado o trabajadores en cuestión, con servicios que les permitan recuperar ese ‘plus’ de motivación como, por ejemplo, recompensas económicas o, en su defecto, actividades gratuitas fuera del horario de oficina que puedan disfrutar.

  • Marcar pautas para la comunicación con clientes y empleados

Al mismo tiempo, el protocolo de comunicación debe estar claro. Cada vez más empresas emplean el correo electrónico para sus comunicaciones, así como las conferencias online. En este sentido, tanto si se trata de un empleado como de un cliente, es vital que conozcan a quién deben dirigirse en caso de duda y cómo pueden hacerlo.

Por otro lado, Up SPAIN sugiere también cuidar el lenguaje y la extensión de los mensajes a fin de no perder tiempo en las comunicaciones. Ser claros, concisos y breves son las tres normas básicas para lograr que un mensaje sea entendido por su receptor, al menos en esencia.

  • Respetar el tiempo de desconexión de los trabajadores

Muy ligado al punto anterior, los expertos aconsejan recurrir al empleado que está de vacaciones sólo en caso de ‘fuerza mayor’, dado que interrumpir su tiempo de desconexión puede acabar afectando a su estado de ánimo, durante su vuelta a la oficina. En este sentido, en caso de ser un problema susceptible de ser pospuesto, es mejor esperar a que el trabajador vuelva de las vacaciones para que sea solucionado.

En esta línea, de ser una situación urgente en la que, al menos, se necesitan establecer unas pautas sobre cómo proceder, es importante acordar con el profesional cómo y cuándo la empresa se puede poner en contacto con él.
Lo mismo sucede en el caso de los clientes, que también pueden encontrarse con problemas similares y, por tanto, es clave fijar con quién se debe hablar si es necesario, cuál es la vía más adecuada y en qué momento.

  • Cuidar del ambiente de trabajo y fomentar la flexibilidad

Por último, Up SPAIN recomienda atender al estado general de las emociones en el trabajo durante este periodo. Los trabajadores que se quedan en la oficina a menudo hacen frente a situaciones de estrés que afectan a su productividad y, por ende, hay que tratar de facilitarles todos los recursos de los que las empresas disponen para hacer su día a día más fácil: tecnología, beneficios sociales, planes flexibles de trabajo o, incluso, la posibilidad de teletrabajar algunos días.

Asimismo, a su vuelta, los empleados recién incorporados deberán hacer frente al temido síndrome posvacacional, por tanto, hay facilitar este tránsito hacia la normalidad, con acciones que les faciliten el trabajo, reduciendo así el número de problemas a gestionar a su vuelta.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Hays
CGI
Generali
Adecco
Kiabi
Bayer
Prosegur
MC MUTUAL
Liberty Seguros
OCU
Lidl
LG Electronics
Randstad
Affinity
Naturgy
Alten
Vodafone
Nationale-Nederlanden
Maxxium España
Aegon
PeopleMatters
Lilly
Endesa