Cómo evaluar el rendimiento de tus empleados

13/09/2016 · Las empresas necesitan conocer cuál es el nivel de eficacia del trabajo que realizan sus empleados, con el fin de saber si se está yendo en la línea correcta en la consecución final de los objetivos marcados por la compañía. Aprender cómo realizar estos procesos de evaluación del rendimiento, supone hacer un estudio del perfil del trabajador para poder, después, destinar esos talentos individuales a proyectos concretos para que se obtengan los beneficios empresariales deseados.

Para poder hacer una buena evaluación del desempeño de los empleados, pero, sobre todo, para realizar una medición justa de su rendimiento hay que identificar y valorar diferentes aspectos que se relacionan con sus competencias y progresos. Up SPAIN, empresa especialista en la gestión de beneficios para los empleados, desvela qué aspectos se incluyen en estos procesos de análisis productivos.

Resultados, nivel de dificultad y puntualidad en los plazos

Hay que tratar de ver los resultados finales de un proyecto desde una perspectiva de plazos. No es lo mismo realizar un trabajo, con un nivel de dificultad bajo dentro de un plazo medio razonable que otro, más complejo y, por tanto, con un plazo de entrega más amplio. Aplicar los mismos parámetros a distintas tareas, con procesos diferentes y plazos diversos, supone crear falsos estándares que llevan a resultados de productividad bajos o inexactos.

Lo ideal, es tratar de diferenciar qué proyectos muestran dificultades añadidas, ya sean de tiempo o porque se realiza en colaboración con otras empresas o equipos, y observar si los plazos designados para su finalización benefician no sólo a la empresa, sino también al desarrollo y resultado final de los mismos.

Cantidad de trabajo

Dada la competitividad del mundo empresarial, las compañías tienden a designar altos volúmenes de trabajo a sus empleados o departamentos. Durante estos procesos de evaluación, hay que observar qué áreas tienen una sobre carga de trabajo, por lo que está ralentizando el ritmo de trabajo.

Durante este análisis es importante, también, ver si esa carga corresponde exclusivamente a esa persona o se puede incluir, englobar o redirigir hacia otros departamentos expuestos a cantidades inferiores de tareas.

Eficiencia laboral y formación

Este aspecto abarca las condiciones en las que trabaja en empleado. Numerosos estudios han descubierto que un entorno adecuado a las especificaciones técnicas y logísticas de la función que desarrolla un trabajador en concreto, puede llegar a agilizar los tiempos y mejorar su productividad. Por lo tanto, hay que evaluar si se disponen de las herramientas necesarias para la realización de las tareas o existe algún déficit.

Después, entra en juego la evaluación objetiva sobre cómo está trabajando ese empleado. En si sus conocimientos, organización, técnicas y habilidades están o no funcionando en el área al que está destinado. Si no fuera el caso, hay que identificar si la causa se encuentra en una falta de formación y ofrecerle la posibilidad de mejorar en ese sentido para aumentar su rendimiento.

Motivación y proactividad

Por otro lado, importante ahondar en aspectos más subjetivos o más difíciles de medir como es su compromiso con los valores de la empresa, la motivación a la hora de iniciar un trabajo o si consta de un carácter proactivo o resolutivo, ambos fundamentales a la hora de avanzar en el mundo de los negocios ya que representan la voluntad por crecer dentro de la empresa o de desbloquear situaciones o solucionar los problemas que pueden surgir en momentos de crisis de las empresas.

Absentismo laboral

Y justo en el lado contrario se encuentran valores objetivos, como los días de absentismo laboral por causa de accidentes o enfermedades. En este caso, no se trata de ejercer más presión a un trabajador que puede estar en sus momentos más bajos, sino en identificarles para canalizar los recursos de la empresa y poder ayudarles a salir de ese mal momento, como puede ser el teletrabajo mientras se recupera.

Si se trata de una baja por estrés o si su rendimiento está viéndose afectado por él, hay que tratar de encontrar el origen de ese problema de ansiedad que está repercutiendo en los resultados de sus tareas. Puede que, al final, encontremos que no se trataba de un problema del empleado sino de una deficiencia dentro del sistema de trabajo de nuestra empresa, que se está reflejando en los resultados obtenidos por ese área o trabajador.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

MC MUTUAL
Vodafone
Santalucía Seguros
Aegon
Endesa
Ineco
Sacyr
Vitaldent
Leroy Merlin
OCU
Bayer
CGI
Hays
Securitas Direct
Nationale-Nederlanden
Randstad
Affinity
Prosegur
Lidl
PeopleMatters
Kiabi
Naturgy
Generali
Bricomart
Maxxium España
LG Electronics