El 60% de los europeos cree que su universidad no los ha capacitado para afrontar la revolución tecnológica

03/04/2019 · El Center for the Governance of Change (CGC) de IE University ha llevado a cabo un estudio en ocho países de Europa -Francia, Alemania, Irlanda, Italia, España, Portugal, Países Bajos y Reino Unido- con el fin de conocer la opinión que los europeos tienen sobre el impacto está teniendo y tendrá la llamada ‘la Cuarta Revolución Industrial’, la ‘revolución 4.0’ o ‘la revolución tecnológica’, marcada por el desarrollo e implementación de Inteligencia Artificial (IA) en multitud de procesos.

Una de las principales conclusiones que el IE Center for the Governance of Change destaca dentro de su estudio ‘European Tech Insights 2019’, es que la a gran mayoría de los europeos encuestados –al margen de su origen, género, edad y tendencia ideológica- espera que sus gobiernos establezcan nuevas leyes e impuestos para limitar la automatización y evitar el desplazamiento de empleos, incluso si eso significa detener el progreso tecnológico. De hecho, el 72% piensa que se debería establecer límites respecto al número de puestos de trabajo que las empresas pueden reemplazar con máquinas y un 74% piensa que a las empresas solo se les debe permitir sustituir trabajos que sean peligrosos o poco saludables.

No obstante, no solo están preocupados por los desafíos que enfrentarán en el mercado laboral, sino también por lo que esto significará para sus vidas, desde un plano más social, ya que más de dos tercios consideran que las personas pasarán más tiempo socializando de forma online que en persona en el futuro.

Por otro lado, los resultados también revelan una elevada preocupación por cómo se está abordando desde las instituciones educativas la transición hacia esta nueva era tecnológica y, por tanto, por cómo de capacitados se sienten los europeos para enfrentar los retos que este desarrollo digital traerá consigo. En este sentido, los datos de la encuesta indican que la mayoría sienten que el sistema educativo no los está capacitando para enfrentar los desafíos planteados por las nuevas tecnologías.

En concreto, seis de cada 10 consideran que sus europeos con titulación superior consideran que sus universidades no los prepararon para gestionar la revolución tecnológica. Un porcentaje que crece al 68% en el caso de los trabajadores de entre 50 y 65 años, frente al 37% que se registra en el caso de los jóvenes de entre 18 y 34 años.

Además, sienten que las empresas para las que trabajan no se están adaptando correctamente al nuevo escenario y que es probable que desaparezcan en los próximos diez años, a menos que apliquen cambios importantes y rápidos a sus sistemas productivos y modelos de negocios. Una creencia que es compartida por cuatro de cada 10 empleados de la UE y, en especial, por los millennials (54%) que son quienes tienen una visión más pesimista sobre el futuro de sus compañías, frente a la que declaran tener los profesionales de más de 65 años (22%).

¿Qué está fallando y cómo resolver el problema?

La brecha que las empresas manifiestan encontrar respecto a los perfiles profesionales que necesitan incorporar y las habilidades con las que salen los graduados en la actualidad, es una realidad que también ha constatado la Unión Europea en un estudio. Según revela, el 40% de las empresas tienen dificultades para encontrar empleados cualificados, una cifra que se eleva al 70% en compañías de sectores como el tecnológico y científico. Unos datos preocupantes teniendo en cuenta el incremento que el mercado de trabajo registrará en relación con el número de puestos de trabajo ofertados, vinculados a las nuevas tecnologías: hasta 120.000 millones de nuevos empleos, según la UE.

En este sentido, Diego del Alcázar Benjumea, vicepresidente Ejecutivo IE University, expone en un artículo publicado en Retina, perteneciente al diario El País, cómo pueden las universidades solucionar dicha brecha de talento y de competencias tecnológicas. Según explica, hay que impulsar el acceso del talento a carreras STEM -Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas-y, especialmente, de aquel que menos representación tiene en estas disciplinas como lo son las mujeres para que Europa sea competitiva en la economía digital.

También destaca la importancia de fortalecer las salidas profesionales que tienen este tipo de titulaciones, aunque reconoce la importancia de que en las universidades se forme al talento no solo a partir de determinados conocimientos técnicos claves, como programación o análisis de datos, sino también en habilidades blandas críticas como la creatividad o el pensamiento crítico, las cuales suelen adquirirse en carreras de humanidades y ciencias sociales.

“Las universidades debemos de ayudar a nuestros estudiantes a tener las habilidades técnicas necesarias para enfrentarse a nuestra nueva realidad, pero también orientarlas hacia la adquisición de aquellas habilidades que necesitarán para triunfar en los diversos puestos laborales que ocuparán a lo largo de su vida”, declara Del Alcázar Benjumea. “Este ejercicio debe hacerse de manera prospectiva, es decir, no sólo debe orientarse hacia el mercado actual, sino al futuro, momento en el que accederán a su primer trabajo los alumnos que cursan ahora a su primer año de grado universitario”, añade.

Por último, el experto destaca la importancia de que los centros amplíen y mejoren su oferta de “Life Long Learning”, es decir, de formación continua a lo largo de la vida, dado que “en torno al 50% de los conocimientos que adquiere un alumno en su primer año en una carrera técnica estarán ya obsoletos el día que se gradúe”.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

CGI
Kiabi
Santalucía Seguros
Vitaldent
Generali
Affinity
Aegon
Randstad
MC MUTUAL
OCU
LG Electronics
Maxxium España
Bayer
Lidl
Sacyr
Prosegur
Bricomart
Leroy Merlin
Nationale-Nederlanden
Lilly
Vodafone
Naturgy
Securitas Direct
Alten
Endesa
Hays
PeopleMatters