La pandemia redefine los modelos de negocio y la cultura corporativa

03/12/2020 · Después de los los primeros meses de pandemia, y a medida que los diferentes países van saliendo del momento más crítico, los CEOs están cambiando gradualmente su enfoque de protección del negocio hacia uno de recuperación y reestructuración. ¿Cómo reestructuramos nuestro negocio para emerger como claros ganadores futuros?

Desde Meta4 han reflexionado sobre la nueva era empresarial tras el Covid-19, y apuntan a que la pandemia del coronavirus cambiará la forma en que las entidades multinacionales aborden estratégicamente su modelo de negocio del futuro, al tiempo que se ocupan de las operaciones diarias.

En este sentido, las empresas deben cambiar su forma de operar, administrar su fuerza de trabajo, cumplir con los mandatos gubernamentales y reaccionar a las necesidades de los clientes y empleados.

Convertirse en una empresa ganadora

De acuerdo con los diferentes analistas de negocios, serán tres las principales características de éxito en un mundo post-pandemia:

  • Las empresas exitosas tendrán una combinación de resiliencia y agilidad
  • Usarán la computación en la nube
  • Una mayor automatización e inteligencia artificial mejorará la resiliencia de sus cadenas de suministro

A principios de 2020 una encuesta global de líderes empresariales realizada por HBL arrojó como resultado que si bien los líderes entendían que los modelos de negocios exitosos del futuro serán más mobile, habilitados para la nube y con una fuerza laboral más flexible, había una gran brecha de ejecución si se comparaba con aquello en lo que esos mismos líderes se habían enfocado en mejorar en los próximos 12 meses.

Pero llegó el COVID-19 y la C-Suite tuvo que cambiar su enfoque y, a la fuerza y de manera acelerada, dirigirse hacia modelos más flexibles, móviles y habilitados para la nube. Así, el enfrentamiento de fintechs y nativos digitales contra grandes bancos y marcas de consumo seguramente parecerá anticuado a fin de este año.

Podríamos ver los tiempos actuales, entonces, como la primera prueba real de negocios “digital-first” sobre los cuales venimos escuchando en la primera parte de este siglo. Y no todo se reduce a la digitalización.

Después de COVID-19, algunos ana-listas prevén una “nueva norma” para los propietarios de negocios y los funcionarios de la C-suite en relación a la estructuración internacional y las estrategias operativas, que incluye los siguientes puntos:

  • Planificación estratégica de la fuerza laboral, incluida la planificación remota de la misma, contratos flexibles, mejores prácticas de eficiencia de los empleados y políticas de recursos humanos;
  • Respuesta a crisis y planificación de continuidad del negocio, políticas y procedimientos de contención de riesgos;
  • Recursos financieros para capear futuros eventos inesperados;
  • Infraestructura de IT habilitada para la nube, que incluye un protocolo de seguridad cibernética mejorado;
  • Aprovisionamiento redundante de elementos esenciales como inventario, suministros y recursos humanos

Reorientar la cultura y el modelo de talento

El trabajo remoto al que todas las compañías tuvieron que circunscribirse estos últimos meses ha acelerado la llegada de una tendencia largamente esperada: la desvinculación del talento del lugar.

Como resultado, comenzaremos a ver organizaciones que reclutan talento a nivel mundial y convocan a los mejores equipos para proyectos puntuales, en lugar de mantener una plantilla permanente; también, empresas que implementan nuevos sistemas de métricas y recompensas para la incorporación de talentos, la promoción, la planificación de sucesión y el liderazgo, con la empatía y las habilidades sociales como factores de éxito; y compañías en las que convergen los recursos humanos y las operaciones.

Con una fuerza laboral remota y un gobierno distribuido, establecer y mantener una cultura corporativa será aún más difícil; por eso, algunos ejecutivos comienzan a vislumbrar la designación de un nuevo cargo en las organizaciones: un Director de Cultura, para dirigir las inversiones en la construcción de una cultura de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba.

De cara al futuro, los CEOs deberán prestar más atención al talento. Porque todo lo demás, como la tecnología, el acceso a las materias primas, la propiedad intelectual, etc. es fugaz y la única ventaja sostenible se basa en capitalizar la pasión, las capacidades, el juicio y la creatividad que las personas traen al trabajo.

Para aprovechar las oportunidades que surgen inevitablemente de este o cualquier otro shock económico, el talento deberá apuntalar cada decisión estratégica y de negocios. Una de esas oportunidades es la posibilidad de trabajar con un pool de talentos diversificados en distintas partes del mundo, gracias al trabajo remoto, y sin necesidad de relocalizar a nadie.

Está claro, la crisis de COVID-19 impulsará algunos cambios enormes. La agilidad y la resiliencia, la escalabilidad, la automatización, el foco en el cliente y la redefinición del modelo de talento serán las palabras clave para esta nueva era de negocios, y aquellos que tengan estas capacidades ahora serán los ganadores.

La organización del futuro está tomando forma en los movimientos que las empresas están haciendo hoy para servir a sus clientes y comunidades de nuevas formas.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Vodafone
CGI
Ineco
MC MUTUAL
Santalucía Seguros
Securitas Direct
Endesa
Hays
Nationale-Nederlanden
Aegon
Bricomart
Naturgy
Leroy Merlin
Vitaldent
Generali
Bayer
PeopleMatters
Randstad
Sacyr
Kiabi
Maxxium España
LG Electronics
Prosegur
Affinity
Lidl
OCU