Cómo hacer que tus empleados vean la formación como parte de su trabajo

14/09/2018 · La formación puede ser un proceso tedioso para aquellos profesionales que se ven obligados a actualizar sus habilidades. Algunas de las razones que explican esta perspectiva con la que, a menudo, se afronta la capacitación en las empresas, reside en la vinculación que la compañía y sus responsables hacen con la promoción interna. Además de ello, el aumento del estrés y su mala gestión, impide que los profesionales acudan a las sesiones formativas con entusiasmo y, por tanto, su aprendizaje se ve limitado.

La formación se ha vuelto un elemento clave para las empresas, especialmente ahora que la escasez de talento se ha vuelto una realidad tangible. De hecho, estudios recientes, como el llevado a cabo por ManpowerGroup revelan que el 67% de los directores de recursos humanos de grandes empresas manifiestan tener dificultades a la hora de encontrar profesionales con las habilidades que necesitan. Otros, como el realizado por Universum, elevan la cifra al 80%, en este caso referido al número de CEOs que están preocupados por la disponibilidad de habilidades clave. Por ello, capacitar al talento interno es más vital que nunca, a fin de garantizar la competitividad de las compañías a corto y medio plazo.

Pero que la formación sea una prioridad para las empresas, de la misma forma que el desarrollo profesional lo es para el talento joven y la actualización para los profesionales de más edad, que buscan revalidar su posición en la organización, no significa que dicho proceso se pueda hacer de cualquier forma. En este sentido, son inquietantes los estudios que evidencian la falta de compromiso de los trabajadores con los programas formativos de las empresas y, a menudo, se oye hablar a los expertos de la falta de eficacia de esos sistemas y metodologías de aprendizaje que se limitan a hacer que los empleados recuerden conceptos, sin apenas asimilarlos.

Precisamente sobre esta cuestión habla, en un artículo publicado por Harvard Business Review (HBR), Kristi Hedges, coach ejecutiva. Según explica, la falta de un aprendizaje real en los cursos y que, con regularidad, este proceso se vincule a un plan de desarrollo o a un aumento de las posibilidades de promoción, no supone un incentivo para el empleado, sino más bien una losa que, además, suele venir reforzada por el uso de una metodología formativa desfasada y poco motivadora.

“Muchas organizaciones ven el aprendizaje como algo extra, algo para encajar en la parte superior del trabajo habitual. Pero para crear una cultura que fomente el crecimiento de los empleados, los responsables deben hacer del aprendizaje una expectativa, no una opción”, afirma Hedges. Por ello, la experta recomienda plantear la formación como una oportunidad de crecimiento, pero más personal que profesional.

Asimismo, es importante adaptar los programas a las necesidades e intereses de los alumnos, así como reforzar los puntos positivos que su participación trae y traerá con él. En este sentido, es clave preguntar por ¿qué habilidades se quieren desarrollar?, ¿en qué áreas se necesita crecer? y ¿qué ideas se han encontrado útiles para lograr estos objetivos? “Hablar del aprendizaje en positivo y en un tono lúdico anima a las personas y las hace estar más abiertas”, señala Hedges.

Otras de las claves residen en generar experiencias positivas, que el contenido sea práctico y que, durante el proceso, se felicite por los logros alcanzados y se brinde apoyo en caso de fracaso o ante situaciones desafiantes o incómodas. Al respecto, la coach indica la importancia de centrar la cuestión en la curiosidad, más allá de que los objetivos personales o profesionales se logren. “Un ambiente de aprendizaje exitoso celebra el crecimiento por el crecimiento”, destaca.

Finalmente, la experta aconseja reforzar el sentimiento de equipo a través del apoyo mutuo entre los participantes en los cursos formativos. Un respaldo que también puede venir desde la propia empresa, aligerando la carga de trabajo que el profesional tiene habitualmente, para así liberarle del estrés extra que acumula al inscribirse en una formación. Un proceso que, además, debe ser ágil, sencillo y debe transmitir el valor que dicho aprendizaje tiene.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

MC MUTUAL
Nationale-Nederlanden
Prosegur
Maxxium España
OCU
Lilly
Lidl
Endesa
LG Electronics
Adecco
Aegon
Naturgy
Affinity
Randstad
Vodafone
Kiabi
Bayer
Hays
Alten
PeopleMatters
CGI
Generali