El 67% de los directivos declaran haber tenido dificultades para cubrir sus vacantes este 2018

11/01/2019 · La falta de talento se ha vuelto un problema mundial que, en España, ya es identificado -en mayor o menor medida- por la mayoría de empresas. El desarrollo tecnológico está generando unas necesidades que el mercado de trabajo no puede cubrir con profesionales preparados para afrontar los desafíos que la era digital trae consigo. Una situación que está poniendo en ‘jaque’ al tejido empresarial, pero también al talento, que debe encontrar nuevas formas de revalidar sus posiciones frente al ascenso de la Inteligencia Artificial y la automatización.

El problema de no encontrar los profesionales que las empresas necesitan para cubrir determinados puestos de trabajo se ha convertido en un problema mundial. Si en España, esta situación afecta al 24% de las compañías consultadas por ManpowerGroup, en otros países del entorno europeo, como Suiza, la escasez de talento ya es identificada por el 33% de las organizaciones, siendo este el porcentaje que más crece -junto al de Eslovaquia, donde es registrada por el 54% de las compañías- dentro de la Unión Europea, respecto a ediciones pasadas del estudio.

Sin embargo, la situación podría ser peor dado que, mientras que en Europa, los porcentajes que se barajan se encuentran mayoritariamente en la horquilla de entre el 18% (registrado por Irlanda) y por encima del 50% (como en el caso de Alemania, 51%; Polonia, 51%; Eslovaquia, 54%; o Grecia 61%), fuera de las fronteras europeas, en países como Hong Kong (76%) o Taiwán (78%), los registros son mucho más elevados. De hecho, solo Rumanía (81%) llega a superar el déficit de talento alcanzado en Asia, mientras que Bulgaria (68%) se queda muy cerca. No osbtante es Japón (89%) donde la falta de profesionales es más acusada.

De este modo, de los 43 países que están incluidos en el estudio, el 45% afirma no poder encontrar las habilidades que necesitan, mientras que en el caso de las grandes empresas, el índice se dispara al 67%. Además, esta situación no escapa de ninguna industria y, según las respuestas de los 39.195 directivos encuestados, algunos de los factores que la agravan son la falta de candidatos, de aspirantes con la experiencia necesaria o de las habilidades técnicas y soft skills claves, como la comunicación, la colaboración, la construcciones de relaciones, la creatividad, la empatía o el deseo de aprender.

En este sentido, los responsables de la investigación apuntan que ha llegado el momento de dar un nuevo enfoque al problema, e ir más allá de una mejora en la forma en la que cada compañía atrae a ese talento que necesitan y que resulta escaso, tratando así de ganar la guerra de talento, e invertir en otras soluciones como la formación. Algo que, de hecho, ya han comenzado a hacer las empresas, puesto que la mitad reconoce estar invirtiendo en plataformas de aprendizaje y herramientas para atraer y desarrollar el talento, frente al 20% que lo reconocía en 2016, así como estableciendo alianzas claves con diversas instituciones educativas, públicas y privadas, formales e informales.

Los motivos de dicho acercamiento son los mismos que las ventajas que obtienen las compañías al hacerlo, dado que no solo se aseguran de estar cerca de ese talento incipiente que se gradúa en las universidades y sale de las escuelas de negocios, a través de sus ofertas de prácticas y programas formativos, sino que se aseguran de que estos centros entiendan cuales son los conocimientos y habilidades con los que necesitan salir estos profesionales para ser empleables, dando así respuesta a las nuevas tendencias.

El problema de este último punto es que el contexto cambiante en el que se mueven las empresas, con motivo del desarrollo tecnológico, impide que la formación en las nuevas demandas que se identifican en el mercado sea posible llevar a cabo al ritmo que las organizaciones requieren. De esta forma, la brecha de talento se ensancha, mientras que la competición por el mejor talento se recrudece.

En esta línea, algunos estudios apuntan a que, en la revolución de las competencias, emergen nuevos perfiles de trabajo tan rápido como otros quedan obsoletos. Es por ello que el 36% de las empresas está redefiniendo la formación y la experiencia necesarias para cubrir determinados puestos de trabajo, mientras que el 30% reconoce explorar modelos alternativos, de contrato por obra y servicio, freelance o temporal. Asimismo, la externalización a otra empresa o a otro país es otra posibilidad que considera el 16% de las empresas que no puede encontrar el talento que necesita, un 4% menos que en el estudio de hace dos años.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Naturgy
Affinity
Kiabi
PeopleMatters
Vodafone
MC MUTUAL
OCU
Endesa
CGI
Aegon
Lidl
Hays
Alten
Lilly
Bayer
LG Electronics
Prosegur
Adecco
Nationale-Nederlanden
Randstad
Maxxium España
Generali