Al 37% de los millennials les preocupa que la Inteligencia Artificial les robe el empleo

29/01/2019 · Los expertos no se ponen de acuerdo sobre el signo -positivo o negativo- que tendrá el impacto del desarrollo tecnológico en el empleo. De hecho, los diversos estudios que se aventuran a anticipar los efectos que tendrán una mayor automatización y la implementación de Inteligencia Artificial (IA) en las empresas estiman que, para 2022, las ocupaciones surgidas fruto del avance tecnológico habrán crecido un 11% en las grandes empresas a nivel mundial, mientras que los puestos afectados por la obsolescencia tecnológica disminuirán un 10%.

Estudios como el realizado por el Foro Económico Mundial predicen que la destrucción de puestos de trabajo será compensada por los empleos que la propia tecnología –tanto por su desarrollo, uso y mantenimiento- creará. Un balance que también resulta positivo en el caso del informe recientemente publicado por Infoempleo y Adecco que apuntaba que “75 millones de personas pueden perder su empleo actual debido al cambio en la división del trabajo entre humanos, máquinas y algoritmos, una convergencia tecnológica que, al mismo tiempo, también creará 133 millones de nuevos puestos de trabajo, lo que da un resultado positivo de 58 millones de empleos más en el mundo en los próximos cuatro años”.

En esta línea, otras investigaciones como la llevada a cabo por el instituto alemán ZEW (Zentrum für Europäische Wirtschaftsforschung o Centro Europeo para la Investigación Económica) concluía que aquellas empresas que invertían en proyectos de digitalización, generaban un número “significativamente mayor” de puestos de trabajo que las compañías que no lo hacían. Unos datos que, no obstante, no terminan de convencer a los profesionales.

En el caso concreto de los pertenecientes a la generación millennial, el 37% de los encuestados por Gallup afirmaban estar preocupados ante la perspectiva de perder su trabajo a manos de inteligencias artificiales a lo largo de los próximos 20 años. Una sensación que también se traslada a las otras cuatro generaciones que a día de hoy conviven en las compañías, desde los Veteranos y Baby Boomers, que temen no saber adaptarse al nuevo contexto, hasta la Generación X y los Centennials, que comparten con los millennials el miedo a su trabajo desaparezca.

En esta línea, Werner Vogels, director de tecnología de Amazon, asegura en un artículo publicado por Retina, perteneciente al diario El País, que el enfoque desde el que se está hablando del impacto tecnológico es equivocado. “A la hora de pensar en el trabajo del mañana, no es constructivo basar el diálogo en las estructuras que existen hoy en día. Más bien, deberíamos preguntarnos: ¿qué está cambiando en el entorno de trabajo actual, tanto a nivel organizativo como cualitativo?”, señala.

De esta forma, Werner Vogels pone el foco en el cambio positivo que las nuevas herramientas han generado en todos los sectores, llegando incluso a mejorar la función que realizaban hasta este momento las personas. Así, el experto indica que “solo ciertos componentes de estos procesos han pasado a ser realizados por máquinas, o cuando menos, complementados por máquinas. Sin embargo, en la era de la digitalización, la gente hace mucho más que simplemente hacer de engranaje entre una máquina y la siguiente”.

El director de tecnología de Amazon aboga, por tanto, por una humanización del trabajo, lo cual supone situar a las destrezas humanas en un lugar destacado. “Gracias a las nuevas posibilidades tecnológicas de las que disfrutamos y a la mayor capacidad de computación de la que disponemos, el trabajo del futuro estará más centrado en las personas y menos en las máquinas”, explica en el artículo de Retina. No obstante, también reconoce la importancia de redefinir la relación entre los humanos y las máquinas, de generar que el trabajo del futuro se convierta en algo de lo que poder disfrutar y que permita que las personas se sientan realizadas, aunque para ello, de forma previa, haya que realizar una serie de cambios.

Además de la adquisición de nuevas responsabilidades y del cambio en los organigramas de las empresas, los profesionales deberán adaptarse al nuevo contexto, invirtiendo en su formación en competencias técnicas y sociales claves en ese futuro. De hecho, el informe de Infoempleo y Adecco alertaba que hasta el año 2022, el 54% de los trabajadores tendrán que mejorar sus conocimientos y habilidades.

Finalmente, Werner Vogels repasa en su artículo en Retina  algunas de esas ventajas que ha traído consigo el desarrollo tecnológico, exponiendo ejemplos de ello como en el caso de la NASA que ha instalado Amazon Alexa para que los profesionales puedan programar el uso de sus salas de reuniones de forma automática, el del servicio AWS Transcribe que permite crear y enviar transcripciones de las reuniones al momento, o el de los productores de arroz que trabajan con el International Rice Research Institute, quienes pueden acceder a la que normalmente no tendrían acceso por su cuenta. “Todas las aldeas cuentan con un teléfono y, a través de él, los granjeros pueden acceder a estos conocimientos y seleccionar su dialecto en un menú y describir el tipo de cultivo que tienen a su cargo. Este servicio está basado en un sistema de machine learning, el cual genera recomendaciones sobre cuánto fertilizante hace falta y cuál es el mejor momento para la siembra”, explica.

“Hasta ahora no hemos hecho sino ver un atisbo de las posibilidades que estas tecnologías traen consigo para el mundo laboral. Sin embargo, ya han dejado claro que lo más probable es que la calidad de nuestro trabajo vaya en aumento y que la tecnología nos permita realizar múltiples actividades que hoy nos resultan inimaginables”, concluye

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

CGI
Maxxium España
Naturgy
Affinity
PeopleMatters
MC MUTUAL
Nationale-Nederlanden
Bayer
Generali
Endesa
Vitaldent
LG Electronics
Alten
Lidl
Lilly
OCU
Santalucía Seguros
Bricomart
Securitas Direct
Leroy Merlin
Randstad
Prosegur
Kiabi
Vodafone
Aegon
Hays
Sacyr