Los retos en materia de flexibilidad y RRHH de la desescalada

25/05/2020 · Antes de la propagación del coronavirus, solo el 56% de las compañías Top Employers a nivel global disponían de sistemas de trabajo en remoto. La crisis sanitaria derivada de la pandemia está cambiando por completo la perspectiva de los líderes de recursos humanos, haciendo que muchos vuelvan a valorar si los empleados deben ir al lugar de trabajo a diario, o si pueden ir alternando las jornadas en casa y en la oficina.

Por ejemplo, a raíz de la pandemia la compañía Infosys implantó de urgencia un programa de trabajo remoto masivo, trasladando al 97% de sus 240,000 trabajadores a su hogar en un período de tres días. Después de haberlo conseguido, ahora cree que será necesario reestructurar los lugares de trabajo y reconfigurar la forma en que trabajan los empleados.

Para recursos humanos esto implica tener que digitalizar todos los aspectos del trabajo y mostrar fluidez digital para planificar y ayudar a desarrollar los cambios necesarios.

Pero, de acuerdo a David Plink, CEO del Top Employers Institute, el teletrabajo es solo una de las múltiples cuestiones que los profesionales de recursos humanos deben reevaluar en este escenario de desescalada:

¿Virtual o presencial?

El caso de Infosys no es único. A lo largo de estas semanas hemos visto cómo la mayoría de las compañías Top Employers han sustituido los viajes y las reuniones presenciales por encuentros virtuales por vídeo-conferencia, con el consiguiente ahorro de costes, pero sobre todo, consiguiendo no detener su actividad y cuidar a la vez las relaciones con los empleados, clientes y stakeholders.

Dependiendo de cómo evolucione la situación sanitaria, las organizaciones y las áreas de recursos humanos deberán decidir qué procesos continúan haciéndose en remoto, y cuales vuelven a ser presenciales y con el formato tradicional.

Los centros de trabajo

Las empresas ahora también afrontan otro desafío: cómo adaptar sus lugares de trabajo para garantizar las medidas de seguridad y protección de sus trabajadores.

Este deber y compromiso con la salud pública en muchos casos choca con la realidad física de las oficinas, fábricas o instalaciones corporativas. En este sentido, afirma David Plink, habrá desafíos en ambos lados: los empleados que regresen a su lugar de trabajo se enfrentarán con restricciones en torno a su movimiento físico y comportamiento, mientras los empleadores deberán acomodar a sus plantillas de forma que, con el mismo espacio disponible de antes, se asegure la distancia social.

La posibilidad de que las fuerzas de trabajo se reincorporen por turnos hará que muchas organizaciones se planteen si su espacio de trabajo es viable o necesario en estos momentos, y también a corto, medio y largo plazo, tomando decisiones o cambios en este sentido si consideran que no necesitan tanto espacio.

la propagación del coronavirus ha actuado como un verdadero catalizador inesperado para acelerar el cambio en todas las organizaciones

Seguir avanzando o no en flexibilidad

La obligación de trabajar desde casa ha supuesto un gran impulso del modelo flexible de las empresas. Hasta el momento, el teletrabajo ha demostrado ser una modalidad eficaz para muchos y ahora el regreso a las oficinas presenta nuevos desafíos, con un énfasis en la gestión del cambio y de la incertidumbre, y que también implicará analizar caso por caso la situación personal de cada trabajador.

Por ejemplo, es posible que cuando una organización planifique la vuelta a sus instalaciones, muchos de sus trabajadoras y trabajadores no puedan compatibilizarlo con el cuidado de sus hijos, al no estar aún abiertas las escuelas. Por ello, este colectivo de profesionales necesitará flexibilidad "completa" de su empleador.

De hecho, es posible que muchas empresas tengan que pedirles a los empleados que trabajen horas inusuales de una manera que no habían imaginado anteriormente para mantener las reglas sobre el distanciamiento social.

Además, las compañias también han de apostar nuevamente por la flexibilidad para dar respuesta a los nuevos centros de trabajo del futuro "socialmente distanciados".

El bienestar y la salud mental de la plantilla

Si durante el confinamiento la sociedad, en su mayor parte, ha demostrado altos niveles de compromiso y respeto de las normas de distanciamiento social, ahora su compromiso será nuevamente evaluado con la progresiva vuelta al trabajo.

Y, ante este próximo escenario de desconfinamiento, es posible que muchos trabajadores estén nerviosos e inquietos, dada la relativa seguridad y conveniencia de trabajar en casa.

La experiencia de Saint-Gobain en China también puede ofrecer una idea de cómo mitigar la ansiedad de los empleados. Sus trabajadores están volviendo al trabajo lentamente, aunque con un enfoque firme en la salud y la seguridad. Por ejemplo, a todos los empleados se les revisa la temperatura todos los días. Y en las plantas de producción, ya no se les permite comer juntos o sentarse cara a cara. Cualquier reunión en el lugar de trabajo se lleva a cabo virtualmente o en salas de reuniones lo suficientemente grandes como para permitir el distanciamiento social.

El compromiso con la salud pública en muchos casos choca con la realidad física de las oficinas, fábricas o instalaciones corporativas

Este parece ser el futuro más próximo que nos espera en España.

La transformación, el verdadero desafío

Antes del inicio de la pandemia, el principal reto para muchos profesionales de capital humano era cómo convertirse en un catalizador eficaz para la transformación.

Pues bien, la propagación del coronavirus ha actuado como un verdadero catalizador inesperado para acelerar el cambio en todas las organizaciones.

En este punto, señala el CEO de Top Employers Institute, las compapñías que se esfuercen en crear un mundo laboral mejor están en una posición sólida para facilitar un retorno sin interrupciones al lugar de trabajo, a pesar de los desafíos a los que todos nos enfrentamos.

De hecho, es muy probable que muchos líderes de recursos humanos hayan conseguido realizar más cambios e innovaciones internas durante este corto periodo de tiempo, bajo una presión extrema, de lo que nunca se hubieran imaginado.

El verdadero nuevo desafío de los recursos humanos será la imaginación proactiva para imaginar una vuelta al trabajo global eficaz, responsable y rentable para todos.

 

 

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Bricomart
Aegon
Endesa
Nationale-Nederlanden
Randstad
Maxxium España
Lidl
Securitas Direct
Generali
Sacyr
Hays
Vitaldent
Ineco
MC MUTUAL
CGI
OCU
PeopleMatters
Kiabi
Santalucía Seguros
Affinity
Prosegur
Leroy Merlin
Bayer
LG Electronics
Naturgy
Vodafone